Autobuses eléctricos y trenes con tracción de gas como alternativas de transporte sostenible

Autobuses eléctricos y trenes con tracción de gas como alternativas de transporte sostenible Que el transporte es uno de los grandes contribuyentes a la contaminación de nuestras ciudades no es ningún misterio. Las campañas de concienciación del uso del transporte público, los cortes de cirucalación de vehículos privados y otras muchas alternativas, ayudan a mejorar la situación, pero la cosa no queda ahí. Muchos países de Europa y Norteamérica ya están trabajando en la electrificación del transporte público.

La electrificación del transporte público

 
Según un estudio de Navigant Research, los autobuses eléctricos reinarán en las ciudades durante la próxima decada. Tanto en Europa como en Norteamérica se están haciendo grandes avances en lo que a la movilidad sostenible se refiere. Los graves problemas de contaminación en las ciudades están afectando la calidad de vida de todos los ciudadanos y es necesario ponerle freno.

Los autobuses eléctricos serán mayoría en 2026

Teniendo en cuenta que los autobuses son una pieza clave dentro del sistema de transporte público de las ciudades, es lógico comenzar a electrificarlos. Esto ya está ocurriendo en muchos países de Europa y Norteamérica, y según Navigant Research los autobuses urbanos serán en su gran mayoría eléctricos para el 2026. Calculan que el mercado de los autobuses eléctricos pase de 119.141 unidades en 2016 a 181.055 en 2017.

En España varias ciudades como Madrid, Bilbao, Barcelona o San Sebastián ya están apostando por los autobuses eléctricos y, aunque sabemos que todavía es pronto para hablar de un sustitución total de las flotas, parece ser que la innovación y las mejoras en estos sistemas no tardarán mucho en llegar.

Renfe probará el primer tren de pasajeros con tracción a gas del mundo

La operadora ferroviaria Renfe ya está preparando pruebas del primer tren de pasajeros movido con gas liquado del mundo. Dichos ensayos se realizarán en Asturias y se calcula que esta tecnología permitirá ahorrar hasta 3,32 € por kilómetro.

Desde el punto de vista medioambiental y puesto que están pensados para sustituir a los de tracción diesel, estos nuevos trenes ayudarían a reducir los gases de efecto invernadero. Además, al eliminar al reducir la dependencia energética a los combustibles derivados del petróleo se reducirían los costes operativos permitiendo así invertir más en innovación y desarrollo.
 
 

Comparte esta entrada:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.