Las 10 ciudades europeas perfectas para una escapada

Las 10 ciudades europeas perfectas para una escapadaEl verano está a la vuelta de la esquina y además de las esperadas vacaciones, el buen tiempo y los largos días estivales invitan más que nunca a organizar pequeñas escapadas que nos ayudan a salir de la rutina. La buena noticia es que hay un gran número de destinos para exprimir en un fin de semana largo. Además, podrás estirar el presupuesto para varias escapadas gracias al buen precio de los autobuses. ¿Te animas? A continuación, nuestra selección de ciudades europeas para organizar la escapada perfecta.

10. Milán

10. Milán

La capital de la Moda es también uno de los grandes motores de la economía europea. De hecho, combina a la perfección la historia, la arquitectura, el arte, la moda y el diseño con un centro financiero y comercial muy poderoso. La Piazza del Duomo, donde se encuentra la famosa catedral, es considerada la principal atracción de Milán. Sus monumentos y museos trasladan a los visitantes a un pasado vivo, presente e intenso. Sus teatros, sus restaurantes que sirven las maravillas de la gastronomía milanesa, sus cafés y sus parques, entre otros muchos, completan la gran oferta turística de Milán.

9. Ámsterdam

9. Ámsterdam

Una extensa red de canales, edificios renacentistas y deliciosos Stroopwafels te esperan en la capital holandesa. Ámsterdam es comúnmente conocida como la Venecia del Norte, título más que merecido si tenemos en cuenta sus preciosos mercados en el agua e incluso desfiles de barcos en los canales. Es fácil alquilar y recorrer la ciudad en bicicleta, y es probable que veas más ciclistas que coches circulando por las calles de la ciudad. Los amantes del arte deben visitar el Museo Van Gogh y lel barrio artístico de Jordaan, lleno de galerías, boutiques y atractivos espacios verdes.

8. Lausana

8. Lausana

A pocos kilómetros de Ginebra y bañada por el lago Lemán, el mayor lago de Europa occidental, Lausana se presenta como una de las mejores alternativas entre las ciudades europeas para una escapada de verano. La historia de la ciudad se remonta hasta el siglo V a.C. y se combina a la perfección con la naturaleza y el dinamismo de una ciudad comercial. La capital del cantón de Vaud cuenta además con una animada vida universitaria y una gran agenda de eventos culturales. Conocida como capital olímpica, es la sede del Comité Olímpico Internacional (COI) y del Museo Olímpico.

7. Génova

7. Génova

Génova, situada al norte de Italia y considerada la ciudad puerto más grande del país, es también una de las más visitadas. Su rica historia, siempre ligada al mar, se respira en cada una de sus calles. La mayoría de las atracciones más importantes están situadas a escasa distancia del centro de la ciudad por lo que ésta se puede recorrer completamente a pie. En el Puerto Antiguo encontramos en otras atracciones el impresionante Acuario de Génova, el mayor de Europa que alberga más de 10.000 animales marinos. La Casa Natal de Cristóbal Colón, ubicada en pleno centro histórico es sin duda uno de los puntos más interesantes de la visita.

6. Londres

6. Londres

Que Londres es una ciudad cosmopolita con cientos de atractivos de gran interés para los turistas, no es seguramente ninguna sorpresa. Pero lo más fascinante es que la ciudad de verdad tiene algo para todos los gustos. Los amantes del arte disfrutarán de lo lindo con los grandes de museos, como el Museo Británico o el Museo de Historia Natural. Algunos de los monumentos más famosos del mundo como La Torre de Londres, el Big Ben o la Abadía de Westminster, tendrán seguro un lugar privilegiado en la ruta. Su multiculturalidad, su historia y su incomparable oferta cultural enganchan.

5. Bruselas

5. Bruselas

Bruselas, conocida también como la capital de Europa, es la sede de los principales organismos europeos. Bélgica es uno de los países más cerveceros del mundo y Bruselas no podía sino ser también la capital mundial de la cerveza. Delirium, es de hecho la cervecería con mayor variedad de cervezas del mundo. Cuenta también con un gran número de museos, destacando algunos de ellos en todo el continente como el museo del ejército o el museo de los instrumentos musicales. Sus monumentos y arquitectura, entre los que destaca el famoso Manneken Pis, el Palacio de la Bolsa o la Catedral, son otro de los motivos principales por los que la ciudad merece una visita.

4. Oporto

4. Oporto

Si estás buscando algo diferente a las elegantes e impolutas joyas de Europa, como Viena o Zúrich, Oporto debería ser tu destino para la próxima escapada veraniega. Pero no te confundas, Oporto es una ciudad preciosa y con una fuerte personalidad que simplemente se sale de la norma. No está hecha para el turista y ahí reside precisamente su encanto. La vida gira en torno al río Duero, donde se encuentran además las famosas bodegas que no puedes dejar de visitar. Los pasteis de nata y las francesinhas son la guinda de su maravillosa gastonomía, no todo iba a ser bacalao. Sus mercados vintage, sus impresionantes iglesias y, en general, su luz, seguro que te enamoran.

3. París

3. París

¿Quién no ha pensado en visitar la ciudad del amor en algún momento? La emblemática Torre Eiffel, el Arco de Triunfo, la Catedral de Notre Dame y los Campos Elíseos, la capital de Francia es ideal para unas vacaciones de enseuño. Los amantes del arte se sentirán abrumados por la variedad de opciones, desde el mundialmente conocido Louvre hasta más de 150 exposiciones de arte repartidas por toda la ciudad. Explora las raíces de la bohemia parisina en el colorido barrio de Montmartre o disfruta de un espectáculo en el Moulin Rouge. No puedes dejar París sin probar su cocina, que se encuentra entre las más famosas del mundo.

2. Lisboa

2. Lisboa

Un ritmo de vida relajado, hospitalarios lugareños y precios asequibles, Lisboa es un destino de vacaciones perfecto para cualquier persona que busque un clima más cálido. El estilo arquitectónico único de la ciudad y su ubicación en la costa ofrecen algunas vistas dignas de la mejor cuenta de Instagram. El pescado fresco, como la famosa Dourada, el bacalhau y las sardinhas son algunos de los platos típicos tradicionales que podrás comer por menos de € 10. Asegúrate de probar un vaso de ginjinha, un típico licor de guindas. El ritmo de la ciudad es perfecto para disfrutar de unas vacaciones verdaderamente relajantes.

1. Marsella

1. Marsella

La que posiblemente es la ciudad más mediterránea de Francia, se define como multicultural, cálida y acogedora. La fundación de la ciudad de Marsella se remonta hasta el añ 600 a.C., cuando era el principal puerto del Mediterráneo. Sus playas y calas de ensueño la llevan directamente al primer puesto de nuestra lista de ciudades europeas para una escapada de verano. La mezla de sabores provenzales con los productos del mar de su gastronomía no deja a nadie indeferante. Recuerda acompañarlo siempre con un pastis, su bebida más típica. La decena de mercados que llenan sus calles y el encanto de «El Pamier», el barrio más curioso y pintoresco de la ciudad, son solo algunos de los ejemplos de todo lo que podrás descubrir durante tu viaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *