¿Qué pasaría si Papá Noel repartiese los regalos en autobús en vez de con sus renos?

¿Qué pasaría si Papá Noel repartiese los regalos en autobús en vez de con sus renos?¡Papá Noel ya lo tiene todo preparado para su gran viaje anual alrededor del mundo! Pero, ¿te has parado pensar en lo dañino que es dicho viaje para el medioambiente? Aunque te parezca increíble, el viaje de Papá Noel para repartir los regalos a todos los niños del planeta no es tan mágico como pensabamos…

¿Que cómo es posible? Muy sencillo, estamos hablando de un trineo de 290.000 toneladas de peso que realiza un viaje de 341 millones de km a una velocidad de 14 millones de km/h ¡Imagina! «Pero el trineo está tirado por renos…» estarás pensando ahora mismo. ¡Exacto! Precisamente ellos, los Renos, son los principales responsables de esta gran catástrofe medioambiental.

La noche (no tan) mágica de Papá Noel en cifras


 
La huella de carbono de Papá Noel
La huella de carbono de Papá Noel
Encuentra el gráfico completo aquí.

 

Renos, los principales responsables

Emisiones de CO2 de los renos de Papá Noel

¡Pasa de los renos Santa! Viaja en autobús!

Durante el (no tan) mágico viaje de Papá Noel, Rudolph y sus compañeros tienen que tirar de un trineo que pesa por lo menos 290.000 toneladas (contando con que cada uno de los niños del planeta – excluídos los que se han portado mal – reciba de media un regalo de 1 kg de peso). Y todo esto: ¡Papá Noel no incluído!, que con su dieta navideña a base de leche con galletas, aportará seguro unos cuantos kilos de más.Para poder recorrer los 341 millones de km en 24 horas, la velocidad debe ser como mínimo, 11.000 veces superior a la del sonido, concretamente 14 millones de km/h.

Siguiendo una dieta rica en líquenes, un reno emite 50 g de metano al día. Si tenemos en cuenta el esfuerzo extra al que se ven sometidos durante este viaje y que muy probablemente reciban una zanahoria por cabeza en cada uno de los hogares que visitan, te puedes imaginar cómo aumentan sus emisiones de metano… Se estima que cada Reno puede llegar a emitir hasta 77,6 millones de kg de metano (23 veces más potente que el CO2). Esto nos deja a un total de 1,8 toneladas de CO2 emitidos por cada reno. En conjunto, Papá Noel y sus renos emiten apróximadamente 47 kg de CO2 por km.

¿Y si Papá Noel entregase los regalos en autobús?

Si Papá Noel se replantease su postura y quisiese realmente hacer algo bueno por el medioambiente cogería mejor el autobús, uno de los medios de transporte más respetuosos.

Sin duda alguna, la entrega de los regalos se alargaría un poco a una velocidad media de 112 km/h, pero podría evitar una gran catástrofe medioambiental. Para ser precisos, en autobús tardaría 364 años o, dicho de otro modo, 14,5 generaciones (entendiendo cada generación como un periodo de 25 años), en repartir todos los regalos.

Si Santa repartiese los regalos en autobús

Encuentra el gráfico completo aquí.

Si Papá Noel se decidiese finalmente por el autobús, podría ahorrar 16 millones de toneladas de CO2. La misma cantidad de CO2 emitida por 411 millones de árboles de Navidad, que ocuparían una superficie (7.770 km2) equivalente a 13 veces la ciudad de Madrid.

Por si esto fuera poco, si Papá Noel dejase a sus renos en casa ahorraría una cantidad de CO2 similar a la generada al producir 8.300 millones de kg del mejor café de Costa Rica – ¡Mucho más del que los duendes de CheckMyBus podrían llegar a beber!

Querido Papá Noel

¿Quieres conocer más detalles sobre el viaje (no tan) mágico de Papá Noel?
¡Los duendes de CheckMyBus han realizado un infográfico con todos los datos que necesitas!

* Ten en cuenta que, debido al redondeo, los resultados de los cálculos pueden no ser exactos.
 
 

Comparte esta entrada:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.