¿Viajar con un bebé en autobús? ¡Sigue estos consejos!

¿Viajar con un bebé en autobús? ¡Sigue estos consejos!¡Los bebés sí pueden viajar en autobús! La mayoría de los pediatras, permiten a partir del tercer mes de vida que los bebés viajen en autobús. Antes de nada, debes saber que al contrario que en el caso de los vehículos particulares, no hay ninguna normativa específica para el transporte de bebés en autobuses. Generalmente, los bebés y los niños de hasta cuatro años de edad viajan en el regazo de los padres o responsables legales y no pagan billete.

Si tu bebé ya no es tan bebé te recomendamos: Viajar con niños en autobús

Primer paso: documentación

 
Primer paso: documentaciónMuchas veces con pocos meses de edad los bebés todavía no tienen un dni o pasaporte. En ese caso, presente el certificado original de nacimiento o una copia certificada, junto con los documentos personales de los padres o tutores legales. Si va a viajar con parientes o amigos, además de los documentos del bebé, los responsables deben presentar obligatoriamente una autorización de los padres o tutores legales.

Segundo paso: cubrir las necesidades del bebé

 
Segundo paso: cubrir las necesidades del bebé<Calcula un promedio de pañales y prepara una maleta junto con otros artículos que necesitará durante el viaje, como biberones o papillas, las mudas de ropa para todas las temperaturas (recuerda que el aire acondicionado de los autobuses siempre nos puede jugar una mala pasada). No te olvidés de hacer una visita al pediatra antes del viaje para comprobar los medicamentos que debes llevar.

Tercer paso: seguridad durante el viaje

 
Tercer paso: seguridad durante el viaje Los bebés de hasta seis meses pueden viajar fácilmente en el regazo de los padres, no habiendo necesidad de comprar un asiento extra para ellos. El consejo para que el cansancio de cargar al bebé durante el viaje sea amenizado es usar un fular portabebés. Procura sentarte en el asiento del pasillo para poder salir más facilmente y recuerda dejar al bebé fuera del cinturón de seguridad, pues en el caso de una frenada brusca tu propio peso podría dañar al bebé.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *