El modelo español de autobús convence al Parlamento Europeo y esquiva la liberalización

El modelo español de autobús convence al Parlamento Europeo y esquiva la liberalizaciónTras mucho debate y no menos polémica, el Parlamento Europeo ha decidido, en la sesión del pasado 28 de enero de 2019, posicionarse a favor del modelo de concesiones español que regula el transporte de pasajeros en autobús. Compañías de autobuses, instituciones, agentes sociales y partidos políticos, unidos para su defensa, celebran esta decisión así como el reconocimiento de las virtudes del sistema que ha estado en el punto de mira de toda la UE durante los últimos meses.

La competencia regulada, la calidad y las tarifas del modelo español convencen al Parlamento Europeo

 
El sector del autobús en España esta de celebración tras el reconomicimiento por parte del Parlamento Europeo de los beneficios que presenta su modelo de regulación del transporte de pasajeros en autobús. Tras las numerosas comparaciones con los nuevos mercados liberalizados, como el francés o el alemán, y la lucha incansable de compañías, asociaciones, instituciones y partidos políticos, parece que la sombra de la liberalización del mercado está cada vez más lejos.

De hecho, tal y como señala el presidente de CONFEBUS, Rafael Barbadillo, pocos temas han generado tal consenso político, empresarial y social como la defensa del modelo concesional español. Pero, ¿cuáles han sido los principales argumentos de la defensa del actual sistema de concesiones? ¿Cómo han conseguido convencer a la Unión Europea de que este sistema es más beneficioso para el usuario que los nuevos mercados liberalizados? ¡Te lo contamos todo!

Principales ventajas del actual modelo concesional español:

    Garantiza la movilidad de millones de personas por todo el territorio español y asegura que todo nucleo de población de más de 50 habitantes esté conectado con al menos una línea de autobuses interurbanos. La red de autobuses española conecta actualmente 8.000 poblaciones.

   El hecho de que se trate de un sistema de contratos públicos gestionados por medio de concesiones garantiza la competencia regulada. Existen más de 3.380 compañías de autobuses (más de 1.500 con una flota de menos de 5 autobuses) De hecho, los 10 primeros operadores, entre los que se encuentran ALSA, Avanza Grupo o Autocares Grupo Samar, solo cuentan con un 32 % de la cuota de mercado. En el caso concreto del transporte de viajeros por carretera, 26 grupos empresariales se reparten los 82 contratos de competencia estatal.

   El sistema se basa en el equilibrio económico de los contratos. Las rutas con menos demanda se benefician de otras más rentables y así se asegura que prácticamente todas las localidades del país tengan un servicio estable de transporte de viajeros, independientemente del número de usuarios. De esta manera también se favorece la generación de empleo estable.

   Altos estándares de calidad y seguridad. De acuerdo con el Eurobarómetro de 2017, España es el segundo país de la Unión Europea con los servicios de transporte en autobús mejor valorados.

Principales desventajas de la liberalización de los mercados:

Principales desventajas de la liberalización de los mercadosLa liberalización del mercado alemán de autobuses ha favorecido que una única compañía, FlixBus, cuente con una cuota de mercado del 94 %. Esto afecta no solamente a la oferta y la calidad del servicio, sino también a las tarifas. Aunque al principio, y en plena guerra de precios, las nuevas compañías ofrecían unas tarifas mucho más bajas que en España (Estudio: ¿Cuánto cuesta viajar en autobús en Europa?), el precio de los billetes ha aumentado un 18 % de 2015 a 2018. Además, al no contar con tarifas fijas el precio de los billetes aumenta considerablemente en periodos vacacionales o con un número mayor de pasajeros y en el caso de poblaciones más pequeñas y aisladas que cuentan con menos opciones de transporte.

La oferta de transporte en poblaciones de menos de 100.000 habitantes es prácticamente nula y por debajo de 200.000 muy poco frecuente. De hecho, el número de rutas de autobuses disponibles para viajar por Alemania ha descendido un 63 % desde 2015, lo que reduce notablemente las alternativas del usuario.

La calidad de los servicios ofrecidos y la satisfacción de los uaurios parece haberse visto afectada también por esta situación de monopolio. Según los datos del Eurobarómetro de 2017, mientras que en España el 83 % de los usuarios valora los servicios como buenos o muy buenos, en Alemania solo lo hace el 70 % y en Francia solo el 60 %.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *